La blefaroplastia, todo lo que debes saber

La blefaroplastia, todo lo que debes saber

La cara es el espejo del alma, y los ojos confiesan en silencio los secretos del corazón. Así que, en la medida de lo posible, es conveniente poseer unos ojos bellos, para que transmitan, también, todo lo bello que hay dentro de ti. Y para lograr unos ojos espectacularmente bellos, la mejor opción, es la blefaroplastia.

¿Qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia, o cirugía de párpados, es la cirugía estética que busca acabar con el exceso de piel en los párpados, así como con las bolsas de grasa que puedan haberse desarrollado en ellos (tanto en los superiores como en los inferiores).

Por lo general, estos síntomas son provocados por el paso de los años, y aportan al rostro una sensación de vejez y cansancio que puede corregirse de una forma muy sencilla mediante cirugía tradicional o a través del láser.

Es importante mencionar que la blefaroplastia es una de las intervenciones más sencillas que se realizan en el campo de la cirugía y de la medicina estética, y también es una de las más comunes, por lo que la mayoría de cirujanos están altamente especializados en ella.
Tampoco hay que olvidar que, puesto que la cirugía de párpados suele realizarse por el envejecimiento, suele ser recomendable llevar a cabo la blefaroplastia superior o inferior (o ambas, si fuera necesario), acompañada de otras cirugías del rostro, para que toda la cara tenga un aspecto rejuvenecido.

¿Cómo se realiza?

La operación de la blefaroplastia es, como ya hemos comentado, de las más sencillas que existen en el campo de la cirugía estética.
En el caso de la blefaroplastia superior, la intervención consiste en la extirpación de la piel sobrante para, posteriormente, darle la tensión adecuada al músculo. De esta forma, el párpado vuelve a estar terso, recuperando su apariencia joven.

En cuanto al a blefaroplastia inferior, el procedimiento se basa, fundamentalmente, en la eliminación de las bolsas de grasa. A su vez, esta intervención puede llevarse a cabo dos formas distintas:

  • La primera forma de hacerlo, es de forma externa, o lo que es lo mismo, realizando un pequeño corte bajo las pestañas, a través de la que se extrae el exceso de grasa. Tras esto, se aplica una sutura fina, que, a la vez que cierra la herida, sirve para tensar el párpado.
  • La segunda forma, es la forma interna, también conocida como blefaroplastia transconjuntival, que consiste en realizar la incisión por la parte interna del párpado, de forma que la grasa se drene a través de la mucosa del párpado. En este último caso, no es necesario aplicar sutura, puesto que la parte interna del párpado cicatriza perfectamente por sí misma. Además, la blefaroplastia transconjuntival cuenta con la ventaja de que no deja marca de ningún tipo, y no se corre riesgo de que cambie la forma del ojo.

¿Cómo es el postoperatorio?

Aunque será el cirujano quien te indique los cuidados postoperatorios concretos que deberías seguir, lo cierto es que existen algunas consideraciones que puedes tener en cuenta desde este preciso instante.

En primer lugar, es probable que recibas algún tipo de medicación para calmar el dolor y la sensación de hinchazón en los días posteriores a la intervención. Además, se recomienda la aplicación de compresas frías varias veces al día, para que la hinchazón vaya remitiendo poco a poco.

Otro de los aspectos clave de la recuperación es el no tocar nunca las heridas, puesto que eso podría perjudicar la correcta recuperación de los párpados tras la intervención. En el caso de que apareciese algún tipo de problema, como irritación o principio de conjuntivitis, deberás acudir al especialista para que evalúe la situación y te dé indicaciones concretas.

En tercer lugar, se recomienda la utilización de gafas de sol, especialmente aquellas que protejan la entrada de luz lateralmente. Su uso está recomendado hasta pasados dos meses, para que la cicatrización se lleve a cabo de la mejor forma posible.

Por último, no se recomienda aplicar maquillaje hasta que hayan transcurrido diez días. A partir de entonces, se puede emplear para disimular los posibles hematomas que todavía queden. No obstante, se recomienda que preguntes a tu cirujano acerca de qué tipo de maquillajes son los más adecuados, para que no afecten negativamente al proceso de recuperación.

Si quieres saber más al respecto, te recomendamos que visites nuestro artículo sobre los cuidados postoperatorios de la blefaroplastia.

¿Cuál es su precio?

El precio de una blefaroplastia puede variar debido a gran cantidad de factores. Por ejemplo, el precio aumenta o se reduce considerablemente si se realiza únicamente una blefaroplastia superior o inferior o se busca corregir los cuatro párpados al mismo tiempo.

Además, también varía dependiendo del centro en el que se realice, así como del cirujano que lleve a cabo la intervención.

Por todo ello, hablar del precio de la blefaroplastia es lo suficientemente importante como para no hacerlo en unas pocas líneas. Es preferible que visites nuestro artículo acerca del precio de la blefaroplastia, para que compares las diferentes opciones y salgas de dudas de forma definitiva y clara.

¿Cuáles son los resultados?

Los resultados de la blefaroplastia se notan a los pocos días, aunque es recomendable esperar hasta que hayan transcurrido algunas semanas y haya desaparecido la hinchazón para analizar los resultados definitivos.
El resultado de una blefaroplastia, ya sea total, superior o inferior, es la de un rostro más joven, puesto que se han eliminado los depósitos de grasa y se han tensado los párpados.

Por otro lado, es importante señalar que los resultados son duraderos, por lo que no tendrás que volver a someterte a esta cirugía nuevamente, a diferencia de lo que sucede con algunas otras cirugías estéticas destinadas a rejuvenecer el rostro.

Por último, te recomendamos que visites nuestro artículo acerca del antes y el después de la blefaroplastia para que observes cuáles son los resultados habituales de este tipo de intervención.

Como puedes ver, conseguir unos párpados bellos y elegantes, es mucho más fácil hoy en día, ya que el precio de la cirugía estética se ha reducido sustancialmente, y realizarse una blefaroplastia está al alcance de prácticamente cualquier persona. No esperes más y obtén el rostro que siempre has deseado.

Antonio Delgado

Sobre Antonio Delgado

Cirujano Plástico, Estético y Reparador. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista vía MIR en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Pertenezco a la SECPRE y a la SEMAL.